Pisteando por Bali: II parte.

Foto 10-07-13 15 44 02Tras todo un dia de mirar desde la terraza como se inundaba el callejón en que nos alojábamos, las nubes daban paso a un tímido sol, lo suficiente para continuar con nuestra travesía a lo largo de la isla, esta vez queríamos seguir hacia el norte y el oeste de la isla. Nos llamaba la atención la reacción de los balineses cuando les contábamos que recorríamos la isla en moto; acostumbrados a pequeñas distancias sus caras eran como de confusión cuando les decíamos que recorreríamos 50 Kms en motoneta a lo largo de la isla, pero bueno, a pesar del tremendo dolor de cuello y el “desencanto” de llevar cuatro días manejando varias horas seguidas, esas decenas de kilómetros eran toda una aventura que entre montañas, selvas, playas y estatuas, te mantenía con todo los sentidos alerta.

Los arrozales están dispersos a lo largo de toda la isla, y su cultivo es una de las tradiciones de más larga data de toda la región del sudeste asiático. al viajar hacia el norte,  los cultivos van acorde a la geografía, brindando todo un espectáculo. Aprovechando las laderas y quebradas, por siglos se ha desarrollado el cultivo de arroz en terrazas que se pueden encontrar a lo largo de todo el territorio de mayor altura en la isla. El nombre de este sistema es “Subak”, y sus principales características están completamente ligada al hinduismo como era de esperar en Bali.

Templo de agua.

Templo de agua.

Para los Balineses, el riego no se veía únicamente como un medio para proveer agua a las raíces de las plantas, si no que el agua se utilizaba con el fin de construir un complejo ecosistema artificial, funcional y basado en los tres reinos que sus creencias reconocían: el del espiritu, el del ser humano, y el de la naturaleza.  Así, Los cinco Subak que se encuentran en la isla se encuentran construidos alrededor de un “Templo de agua”, el cual  siempre es el punto central de todo el complejo sistema, diseñado para el uso humano,  pero con respeto y cabida a la naturaleza, un sistema de producción sustentable  que data del siglo IX, y que curiosamente es el más eficiente de toda Indonesia.

Hacia el estrecho de Lombok, existe un conjunto de islas que tienen fama de ser de las más paradisiácas de todo el sudeste asiático, no queríamos perder la oportunidad asi que comenzamos a averiguar sobre ellas y como llegar. Se trataba de las famosas islas Gili, un pequeño paraíso tropical  de tres islas en el que la única manera de moverse es a pie o en bicicleta, donde nisiquiera existe una estación de policía, pero a falta de estos son decenas las tortugas gigantes que nadan por los arrecifes de coral que rodean las playas, haciendo del snorkel y el buceo en estas islas uno de los más atractivas de toda la region.

Subak.

Subak.

El clima no mejoraba, pero no era ningún problema, había quedado con las ganas de ver el mundo marino desde Tailandia, donde el abuso de las aguas ha dejado a medio destruir los ecosistemas que alguna vez fueron un paraíso, que importaba una lluvia si se podia contemplar un verdadero arrecife de coral, con tortugas y los primos de Nemo?

Comenzamos a hacer nuestras averiguaciones y  además de las lanchas privadas existía un Ferry que nos podía llevar a las islas, esta era nuestra opción. Eso sí algo que nos llamó la atención era que en el estrecho de Lombok los accidentes estaban a la orden del día, y se dejaba muy en claro que en este tramo los accidentes SÍ ocurrían. De todas maneras nos dirigimos a algunas agencias, y en todas obtuvimos la misma respuesta: “El clima esta malo, vengan y pregunten mañana”.- nos decían todos.  Volvimos al dia siguiente, y la respuesta fue la misma, pero esta vez  mató toda ilusión de lograrlo. Resultó que normalmente por el estrecho corren fuertes vientos, y cuando se desataba un temporal era mejor no estar en el agua, pues los ya fuertes vientos se transforman en violentas ráfagas que ya han cobrado la vida de mucha gente, y por esta razón ya no se navegaba cuando había anuncio de tormenta.  El principal problema al viajar a las Islas Gili es el azar del  clima; pues si debes volver y se desata una tormenta, la única manera de lograrlo es mediante una lancha privada, muchísimo mas cara que el ferry, pero no por ello más segura; en pocas palabras, si como nosotros quieres visitar la isla durante un tiempo limitado,  el clima debe estar de tu favor, de lo contrario, te arriesgas a quedar atrapado en aquel paraíso contra tu voluntad…una buena o mala situación según como se mire.

Aún teníamos cuatro días antes de continuar. No podíamos ir a Sumatra, ya que el viaje por tierra tomaría al menos dos días, y el avión no estaba a nuestro alcance. Podíamos volver a Java, sin embargo también serían un par de días de viaje.Foto 10-07-13 15 49 11 ¿Lombok quizás? Las mismas razones aplicaban, cuatro días simplemente no eran suficientes si tomábamos en cuenta que debíamos volver a Bali para tomar un avión que nos llevara a Jakarta, la capital. Finalmente decidimos quedarnos y conocer un poco más los alrededores, ya no en un plano aventurero, sino que disfrutando de las cosas simples, de la buena onda y gentileza de la gente.

Llegó el día en que dejaríamos Indonesia. Cargábamos nuestras mochilas una última vez, y mientras pasábamos frente a aquellas psicodélicas estatuas de deidades que parecen intimidar con la mirada, no podía dejar de pensar que todo en este país fue una grata sorpresa. Me sentí un poco avergonzado de quizás haber mirado en menos esta tierra, por poco habíamos pasado por alto un lugar lleno de todo tipo de riquezas. Al darte cuenta de lo enorme del territorio y de su diversidad étnica y cultural, de lo interesante de su historia, de los distintos paisajes, de aquellos volcanes que te recuerdan un poco tu tierra natal,  de los animales exóticos, y por sobretodo de la buena onda que recibimos de varios Indonesios de distintas razas y religiones a quienes realmente puedo llamar amigos, no es difícil caer en cuenta que este país, a pesar de tener una maquinaria turística muy producida hace ya bastante tiempo, tiene muchísimo que ofrecer a aquellos que se atreven a conocer cosas distintas; el escenario es perfecto, pues es muy fácil salirse del camino turístico y buscar el tuyo propio, fácilmente uno podría estar varios meses recorriendo las islas que componen el archipiélago. Quedamos con gusto a poco, realmente nos hubiera gustado explorar más de este hermoso país, pero el tiempo se nos acaba y es hora de buscar un nuevo horizonte, aunque estamos más que seguros que algún día volveremos a visitar los lugares que nos han quedado pendiente, especialmente Gili Air.

Algunos datos:

-Alojamiento Ubud: desde 10 USD (12-14 sin regatear).

-Nasi Goreng: Desde 1 USD en comedores locales.

-Cerveza: afírmese! 4 USD una botella.

-Moto: 6-10 USD por día.

-Litro de Bencina: Menos de 1 USD.

-Taxi Ubud- Aeropuerto: desde 15 USD (sin regatear cercano a los 20 USD).

-No acostumbramos dar publicidad gratis, pero en Kuta existe una “joyita” llamada SKYGARDEN, donde por 5 USD hay buffet que incluye cerveza gratis hasta las 17:00, vale muchísimo la pena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *