Tag Estás visitando: Mekong

Phnom Penh está de luto…

20130402-190357.jpgPolvo. Hay mucho polvo. La capital de Cambodia era bastante similar a Banlung, con la única diferencia que había más movimiento y más personas, pero en general las construcciones y las calles al estilo de la antigua Indochina francesa le dan a Phnom Penh el aspecto de ser un enorme pueblo, pero que aún no ha podido pasar a ser una ciudad en los términos que uno se imaginaría. A pesar de su tamaño, la mayoría de los lugares de interés se encuentran en los bulevares que recorren la rivera del Mekong, y los alojamientos se encuentran a un par de cuadras a la redonda. Evadiendo a los comisionistas que te acosaban para llevarte a sus hoteles, llegamos a la calle 19 con la 172 (todas las calles de la ciudad siguen esta regla lo que lo hace bastante práctico), convirtiendo una pequeña y húmeda habitación que solo tenia un pequeño ventilador en nuestro hogar por los próximos días. […]

101 Hamacas a orillas del Mekong.

Atardecer en Don Khon.

Atardecer en Don Khon.

Desde Luang Prabang no sabíamos que ruta tomaríamos, así que fue solo cosa de escuchar a otros viajeros y las palabras hamaca, pesca y relajo para que nos entusiasmáramos con el sur de Laos. El lugar se llama Si Phan Don, mas conocido como 4000 islas. Llegar no fue para nada fácil porque a diferencia de Chile, Las carreteras de Laos se encuentran en muy mal estado, lo que al final significó que nos tomara 2 noches de viaje llegar hasta acá, ya que la única ruta posible fue volver a Vientiane (1 noche de viaje), y desde ahí tomar otro bus al atardecer, para llegar a este lugar durante la mañana. […]

Entre cascadas, templos y montañas.

Monjes mendigando en la mañana.

Monjes mendigando en la mañana.

Al norte de Vientiane, a orillas del Mekong se encuentra Luang Prabang. Con tan solo 77 mil habitantes es la tercera ciudad más grande del país; capital cultural, religiosa, y una de las ciudades con más historia de Laos. Tras un pesadísimo viaje de doce horas en asientos tamaño local, llegamos a la ciudad a eso de las seis de la mañana. Las calles aún a oscuras eran recorridas por filas de novicios budistas que a esa hora comenzaban con el ritual que día a día aquí ocurre; recolectando comida que era ofrecida por los habitantes de la ciudad. Nos quedamos mirando curiosos junto con otros tantos que se habían levantado a esa hora para verlo, y junto con hordas de fotógrafos impertinentes que a ratos te dejaban ciego con tantos flashes. Cuando la situación habia terminado, debíamos comenzar con la actividad que más aburridos nos tiene: buscar alojamiento. Eran alrededor de las siete, y los únicos lugares que a esa hora tenían disponibilidad estaban muy por encima de nuestro presupuesto; seguimos buscando pero ningún hostal con un precio decente tenía espacio, quizás hacer una reservación hubiese sido buena idea, pero a estas alturas solo nos quedaba sentarnos a tomar desayuno y matar el tiempo hasta la hora del check-out. […]

Bienvenido al país del eterno domingo.

Buda acostado, Xian Khuang.

Buda acostado, Xian Khuang.

Bastó con cruzar la frontera para que todo el paisaje se volviera diferente. De pronto comenzaron a aparecer arrozales que se extendían hasta el horizonte, todo se volvió mas rural, los letreros de restoranes auspiciados por “beerlao” se sucedían uno tras otro, las banderas del pais se alternaban con banderas rojas con el símbolo comunista, y el sonsonete de dos señoras que conversaban a mi lado sonaba diferente al de los tailandeses (aunque sigue siendo irreproducible para nosotros); todos los sentidos estaban puestos en captar todas aquellas diferencias que se sienten mucho más al llegar por tierra a un país. No alcancé a terminar mi cigarro cuando ya estábamos llegando a Vientiane, la capital de la “república popular democrática” de Laos, la cual esta a menos de 25 kilómetros del “friendship bridge”, el puente que une a Laos con Tailandia. […]