Último país, última ciudad en la región. Cansados y ansiosos.

gorro lagoLa mayoría de las personas que vengan a Vietnam, ingresarán al país por alguno de sus extremos, ya sea que empiece a recorrerlo desde HCMC o desde el norte en Hanoi, y desde cualquiera de estos dos puntos hacia adelante se puede sentir que el país a medida que se recorre sufre cambios, y no solo de paisajes y climas, sino que también culturales y por sobretodo el tinte político. Nuestro caso no fue la excepción, empezamos en HCMC, una ciudad que al llegar te da la sensación de que Vietnam está creciendo, se está desarrollando, sus edificios cada vez alcanzan más altura, y que la presión del estado es poco notable. Pero a medida que uno va hacia el norte, comienza a aparecer cada vez más la mano del partido: carteles, propaganda, oficiales uniformados, etc. Finalmente al llegar a Hanoi, la capital, te das cuenta que aquí el partido no solo se vive, se siente y está por todas partes.

De Hanoi había escuchado y leído de todo, y resulto todo ser cierto. Me encontraba en la famosa ciudad donde es casi imposible cruzar de una vereda a otra por la caótica convivencia de motos y autos en calles que parecen ser hechas para carretas. Son 5 millones de habitantes y más de 2 millones de motos, el peatón no manda, así que ármate de valor y cruza.

Pequeñas calles de Hanoi.

Pequeñas calles de Hanoi.

Nuestra llegada a la ciudad fue de madrugada, ya con nuestra rutina bien aprendida, buscamos alojamiento y descansamos antes de salir a empaparnos de lo que nos ofreciera la capital. Descansados, nos alojamos en el barrio antiguo de la ciudad que también se caracteriza por ser un barrio muy turístico. Sector lleno de pequeñas calles que desbordan de gente y vehículos, y donde todo ocurre literalmente en la calle o en la vereda. Todos los productos que se ofrecían en las pequeñas tiendas del sector estaban a disposición de la persona, pero de la puerta hacia afuera, ya que pareciera que la vereda no es para caminar, sino una extensión funcional del mismo negocio,  así que realmente no era menor el espectáculo y el vitrineo. Incluso los locales de comida son hacia afuera, la cocina y un par de sillas en el interior, pero afuera se montaba un verdadero patio de comida, los locales se extienden hasta donde comienza la calle y eso quedaba bien claro, pues cuando llegaba la policía “ardía Troya”, los dueños de los locales nos correteaban para que estuviéramos arriba de la vereda, ya que la única regla era que no se podía montar ni poner nada más allá de la acera, y los policías encargados de hacer cumplir esta orden parecían siempre haber tenido un mal día, pues eran los más prepotentes.

Desde donde estábamos ubicados era cosa de caminar 3 cuadras y llegar a un pequeño lago, el punto neurálgico de Hanoi, y uno de los sectores donde de alguna forma puedes encontrar una cierta paz entre tanto ruido de motor. Este verdoso lago se llama  Hoan Kiem o lago de la espada recuperada, del cual se han generado muchas leyendas, en donde se pelearon y vencieron grandes batallas. Si uno logra madrugar tiene la oportunidad de ver a diferentes grupos de vietnamitas practicando Tai Chi o corriendo alrededor de los parques que lo rodean (y si uno va durante la tarde verá casi de seguro a al menos una pareja de recién casados sacándose fotos con el lago de fondo). Dentro de este misma laguna, se encuentra uno de los templos más venerados por los vietnamitas.

Lago Hoan Kiem

Lago Hoan Kiem

Yo esperaba sorprenderme pero la verdad me llamo más la atención ver a unos viejitos jugar cartas, ya que a estas alturas habíamos visto muchos templos (algo de esto comentamos hace un tiempo en un artículo). Este lugar es conocido como el Templo de la Montaña de Jade, y lo especial de este lugar es que se quema dinero a modo de ofrenda, lo curioso de todo esto es que el dinero que se quema es dinero falso, pero es dinero que tu compras en las calles para luego ser quemado, así que no te sorprendas si encuentras más de un “billete” en el suelo. Esto fue algo  completamente diferente a lo que habíamos visto en otros lugares, incluso llega a doler un poco el hecho de quemarlos, pero cada uno tiene sus creencias, y uno no vino aquí para juzgar.

Ya después de recorrer y tomarnos un rico café vietnamita no era muy difícil decidir donde ir, ya que estábamos en la ciudad del padre de la patria, nuestro siguiente destino era el Museo de Ho Chi Minh o también conocido como el “tío Ho”, donde a la usanza de Mao y Lenin, su cuerpo se encuentra embalsamado en un mausoleo cercano para que sus grandes “admiradores” vayan a rendirle los correspondientes honores. La entrada es gratis, pero al igual que en el caso Chino, son miles los que a diario llegan a visitar el mausoleo, así que armarse de paciencia y llegar temprano es clave, ya que siempre existen grandes filas para entrar. Mas allá de poder pagar respetos al padre espiritual y político de este país, se logra apreciar muy bien el imponente mausoleo y sus alrededores, jardines cuidados de una manera perfecta y los edificios coloniales que alguna vez albergaron al mismísimo Ho Chi Minh; si hay un lugar con perfección milimétrica en todo Vietnam, ese lugar es éste.

Parte trasera del mausoleo del "tío Ho"

Parte trasera del mausoleo del “tío Ho”

Desde ahí partimos al Templo de la literatura, otro templo mas entre los millones que ya habíamos visto, si bien tampoco nos impresiono mucho el templo en si, es destacable los pabellones accesorios y los distintos parques que hay dentro y alreedor del complejo, donde al menos te encuentras un poco alejado del tumulto de gente, y se puede recorrer más tranquilamente.

Era media tarde y nos dirigíamos a recorrer el mercado de la ciudad, pues como era el último lugar que visitaríamos en el país, habíamos dejado prácticamente todas las compras para este último momento. En eso estábamos cuando comenzaron a sonar desde los postes ciertas marchas militares y mensajes, y aunque no entendíamos el idioma era claro lo que estaba pasando. Por toda la ciudad, están presentes antiguos megáfonos que datan de los años 50, los cuales hoy tienen la única finalidad de transmitir propaganda del partido comunista a la población (alguna vez avisaron cuando los americanos bombardeaban). A veces son difíciles de ver ya que una de las características de la ciudad, y que ya es todo un dato pintoresco, son sus inmensos enredos de cables en los antiguos postes, llegando en algunas ocasiones a ser ridículamente grandes.

Hanoi es más que una ciudad de museos que retratan parte de su historia, es un lugar donde encuentras la historia en todos lados, y lo logras rescatar a través de su gente. A veces uno como persona espera que ocurran las cosas y no va directo a ellas para alcanzarlas, sin querer un día las cosas llegaron a nosotros.

Alrededores del templo de la literatura.

Alrededores del templo de la literatura.

Estando de viaje uno quiere exponerse a su límite, desde probar cosas que jamás vas a probar, a hacer cosas que en ningún lado más vas a encontrar, en este caso en particular, logramos ubicar una calle donde se vendía carne de perro, y decidimos al menos ir a dar una vuelta. Es necesario tener una gran amplitud de mente para poder visualizar este mercado y mas allá poder al menos entender que es algo cotidiano para los vietnamitas, pero por sobre todo saber que en este tipo de situaciones “nada es malo, solo es diferente”; y ya habiendo conversado el tema mientras caminábamos y esquivábamos motos de camino al lugar, dimos con la calle: pequeños comedores hechos de forma espontanea en la vereda, y tal como en algunas carnicerías cuelgan al animal entero, nosotros vimos a los perros colgados, fue una imagen fuerte pero parece que era algo común entre todos, pues mientras tomábamos fotos impactados ante algo tan diferente, un hombre llego en su moto y pidió 2 piernas de perro, la señora que atendía agarró un machete corto 2 piernas las envolvió y el señor se fue con la cena para la casa.

Perros asados.

Perros asados.

Cosas así, a pesar ya de llevar 8 meses viajando, no dejan de impactar. Rato después nos sentamos en otro comedor de otra vereda, y sin querer en un gesto que recordaremos por el resto de nuestras vidas, terminamos siendo invitados a una mesa con policías y antiguos oficiales de Vietnam del Norte, con quienes compartimos durante varias horas. Aunque la comunicación era difícil ya que solo uno hablaba un poco de inglés, pudimos compartir y conversar sobre muchas cosas; nos invitaron a hacer brindis con cortitos de vodka, nos mostraron literalmente sus heridas de guerra, como balas habían cruzado sus brazos, etc, y finalmente incluso nos pagaron la cuenta, todo un gesto fraternal hacia dos extraños, cosas que solo pasan en los viajes!

Fue poco lo que estuvimos en Hanoi y quizás un par de lugares nos faltaron por recorrer, principalmente referente a lo que es su historia. Sus leyendas y sus libros hacen demostración de todo lo que son hoy en día. Gente de lucha que solo se ha actualizado con el tiempo, pero que no olvida sus raíces, donde las mujeres no solo están en casa sino que también están trabajando y luchando por la familia.

La noche cae en Hanoi y solo queda brindar con un vaso de “cerveza fresca” (Bia hoi) en alguna vereda. Aún el comercio esta abierto, y el movimiento frenético de las calles pareciera no terminar nunca, pero la verdad todo se calma cuando comienzan a aparecer camiones policiales; El comercio empieza a cerrar, los policías entran a los bares y ya a las 1 am todo debe estar cerrado y la gente marchando a sus lugares;

En toda la ciudad se encuentran estos antiguos altavoces.

En toda la ciudad se encuentran estos antiguos altavoces.

otro día acaba y las calles parecen tranquilas al menos por unas horas, porque oficialmente el día comienza a las 6:30 AM con la primera transmisión de propaganda por los megáfonos ubicados por toda la ciudad.  “Larga vida al presidente Ho Chi Minh! Larga vida al partido comunista de Vietnam!”.- Son muchos los que vienen despertando con esa frase desde los años 50, y dependiendo de la calidad de la construcción en donde te hospedes, es muy posible que por unos días también seas despertado con la vieja propaganda. Ah…y por si se lo estaban preguntando, la carne de perro es muy parecida a la del cerdo, excepto que con un olor distinto.

Datos útiles:

-Alojamiento: si es por ahorrar evitale hostales “backpacker”, están muy sobrevalorados. Una pieza con TV, A/C, Baño e Internet es posible encontrar desde 14 USD.

-Cerveza: Bia Hoi! a 15.000 Dongs (Menos de medio dólar) por vaso, no hay donde perderse. Solo busca un lugarcito en la calle y siéntate a observar.

-Comida: Está lleno de comedores de Pho y Arroz (Com), los precios van desde los 30.000 Dongs.

-Para entrar al mausoleo se debe ir vestido apropiadamente, eso quiere decir sin mostrar hombros y en lo posible pantalones.

-No jodan con la policia, a pesar de que son bien tolerantes con los extranjeros son bastante brutales en sus prácticas, mejor prevenir que curar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *