La última parada en el mundo chino.

Star Ferry.

Si tuviera que comparar a Hong Kong con algo, sin duda seria con aquellas competencias por meter toda la gente que se pueda en un Fiat 600; y es que el número de personas que habita este pequeño conjunto de islas montañosas es realmente impresionante. Cada espacio de la ciudad ha sido construido pensando en la funcionalidad antes que la comodidad. A tal punto ha llegado la densidad de la ciudad, que los enormes edificios se empinan tan cerca uno del otro que en la mayoría sería posible pasar al de al lado saltando (como lo hacía jackie chan en sus peliculas viejas).

Lo primero que notamos al llegar a Hong Kong es que se trata de un lugar completamente diferente a la china continental; el mandarín, aunque es la lengua oficial, pasa a segundo plano, pues toda la gente habla cantonés. A los hongkoneses les gusta sentirse diferente a los Chinos, les gusta hacer notar que tienen una historia y tradiciones difentes, sin embargo a la hora de temas sensibles sobre la china continental, por ejemplo sobre la gente, costumbres o cosas por el estilo, solidarizan completamente con ellos, por lo que decirles algo malo sobre los chinos tambien les llega.
Como decía, HK es un conjunto de islas, donde son dos los lugares que atraen más atención. La isla de Hong Kong, donde se encuentra toda la parte administrativa de la isla, como tambien la “causeway bay”, el segundo lugar mas caro del mundo despues de la quinta avenida de Nueva York. Es tal la densidad que la ciudad ha comenzado a funcionar en distintos pisos. Al caminar, te das cuenta que incluso las calles van por niveles para dar abasto al gran flujo de gente. Así, está el nivel de la calle, y sobre ella un largo sistema de plataformas la recorre y te permite entrar a distintas oficinas ubicadas en pisos superiores.

Isla de HK desde el victoria harbour.

La escalera mecanica mas larga del mundo te lleva hacia los niveles “intermedios” de la ciudad, donde se encuentra el barrio de Soho, un barrio nocturno donde es posible comer y tomar algo, no sin cierto dolor, pues resulta bastante caro. Durante este trayecto, pude ver como era posible encontrar una cafetería en un cuarto piso, en el quinto un negocio de antiguedades, y luego un salon de belleza en el sexto, todos dentro del mismo angosto y largo edificio, dando una imagen muy clara de como esta ciudad crece hacia arriba. Al llegar al final de la escalera, y tras caminar un poco, por casualidad encontramos una especie de parque-zoologico, en el cual tienen hasta una pareja de orangutanes.

Vista de la bahía desde “the peak”.

A pesar de estar casi todo urbanizado (de ahi el apodo “Hong koncrete”), existen muchas areas verdes en las laderas de los cerros, y que de cierta forma separan el barrio mas exclusivo de la ciudad llamado “the peak” con el resto de la isla, y desde donde es posible tener una vista privilegiada de toda la bahía de HK.
Frente a la isla de Hong Kong, se encuentra la península de Kowloon, un lugar menos exclusivo y más lleno aún de gente. En este lugar se encuentra todo el comercio minoritario, y los lugares mas accesibles en lo que se refiere a alojamiento y demás. El panorama es muy similar a la isla de HK, pero quizas un poco mas pintoresco, pues los edificios son más viejos y los letreros de publicidad y de locales se elevan hasta lo alto indicando lo que hay en cada edificio.

Kowloon.

La principal calle de Kowloon, Nathan road, es un verdadero espectáculo donde las luces, los letreros y el constante ir y venir de personas de distintas razas son los protagonistas, y la ocasional musica oriental es el soundtrack que te hace sentir que estas dentro de una pelicula.

Un paseo interesante para hacer por un dia es ir a visitar al Buda de bronce, la estatua se encuentra en la cima de un cerro en una isla escondida y donde para llegar, puedes tomar un teleférico que te permite apreciar el paisaje que brindan las islas de HK, eso si, hay que hacerlo temprano, pues lo cierran a las 6:30, y desde las 5:30 comienza a hacerse una gran fila para tomarlo.

El punto mas bajo de HK es sin duda el costo; el alojamiento es caro, incluso si optas por lo mas barato es dificil encontrar algo de menos de 20 USD, y la comida cuesta en promedio unas tres o cuatro veces mas que en China.

Camino al Buda de bronce.

Mas allá de cualquier cosa que pueda decirse sobre lo maravilloso, desarrollado o cualquier otro adjetivo que de seguro más de una vez ha sido usado por periodistas y cronistas de viaje para describir esta ciudad, me quedo con la sensación de que, dada la constante y masiva sobrepoblación mundial, pude experimentar como podrian ser todas las metrópolis de aquí a un mediano plazo.

Estatua de Buda.

Hong kong demuestra de forma patente una solución al problema de la densidad urbana, pero con un gran costo de por medio que a muchos nos sería dificil aceptar: la perdida de tu espacio personal y en definitiva de tu intimidad.

Algunos datos…

-Moneda: Dolar Hongkonés (HKD). 7 HKD = 1 USD
-Idioma: Mandarín, Cantonés, Inglés (bastante común).
-Alojamiento: Desde 20 USD.
-Cerveza: en el supermercado una lata va desde los 3 HKD, en un bar desde 35 HKD hacia arriba aprox.
-Comida: noodles con carne en un lugar local van desde los 28 HKD aprox.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *